jueves, 7 de diciembre de 2017

Reseña: La historia de tu vida


Título: La historia de tu vida

Título original: Stories of Your Life and Others

Autor: Ted Chiang

Saga: Selección de relatos autoconclusivos

Editorial: Alamut

Nº de páginas: 240

Precio: 19’95 €

Otros datos:  Ganador de los premios Nebula, Locus y Strurgeon y finalista del premio Hugo.

Sinopsis: Una torre que se alza sobre la llanura mesopotámica hasta tocar la bóveda del cielo. Dos hombres que alcanzan un grado de inteligencia tan alto que se asemejan a dioses. La prueba de que las matemáticas carecen de sentido. Un lenguaje alienígena que permite a quienes lo leen expandir su consciencia a lo largo del tiempo. La cábala y la teoría de la preformación se combinan en una Inglaterra victoriana salida de nuestros sueños, o de nuestras pesadillas. Ante la llegada de los metahumanos, la ciencia humana se ve reducida a una nota a pie de página. En un universo donde Dios existe sin que quepa ninguna duda, ¿es posible no amarle? Y si pudieras programarte para ignorar las apariencias, ¿te arriesgarías a perder toda percepción de la belleza humana?

Resulta, en general, algo más difícil hacer una reseña sobre un libro de relatos, ya que no siempre estamos conformes con todas las historias cortas que el autor ha decidido incluir, y hacer balance entre ellas resulta en cierto modo complicado, aunque en el caso de La historia de tu vida la verdad es que encontramos una selección muy homogénea y coherente.

En La historia de tu vida Ted Chiang recoge algunos relatos que ya habían sido publicados con anterioridad y un relato inédito para esta edición (uno de mis favoritos, de hecho) y como carta de presentación tiene varios premios: el Hugo, el Nebula, el Sturgeon, el Locus, El Campbell…, de los más reconocidos a nivel mundial en el campo de la ciencia ficción y la fantasía. ¿El libro merece todo este revuelo? Hell, yeah.

El autor se ha ido abriendo camino en el mundo de la ciencia ficción paso a paso, pero con mucha soltura y poco antes de que se estrenara la película La llegada en España, el nombre de Ted Chiang empezó a aparecer por las páginas de literatura de ciencia ficción españolas que suelo visitar, ya que de forma muy cercana en el tiempo se reeditó el libro en español y se estrenó el filme.

¡Vamos a por los relatos!

La torre de Babilonia: En este relato se presenta, como se puede ver por el título, otra versión del mito bíblico de La torre de Babel mediante una reinterpretación que, si bien tiene en su base la religión, se centra básicamente en los principios tecnológicos y mecanicistas que permiten construir una torre de esas dimensiones. Es uno de los relatos de la antología que más se acerca a la fantasía y se aleja de la ciencia ficción, aunque en realidad conviven una cerca de la otra. En fin, este es el relato que presenta la antología y, sin ser malo, creo que es el que “menos perfecto” (sí, ya sé que no se puede graduar la perfección) me ha parecido, aunque en última instancia, me encontré a mí misma reflexionado múltiples veces sobre él, creo que tiene unas ideas muy buenas que se expresan a través de una estructura circular que te atrapa y te marea.

Comprende: Después de un relato algo soft conectado con la mitología bíblica, nos encontramos un relato que se va casi a la vertiente opuesta. Este es un relato que entronca con la ciencia ficción hard, tremendamente científica, compleja, pero al mismo tiempo comprensible, mordaz y crítica. En este relato se explora la capacidad de que una persona pueda saberlo y comprenderlo absolutamente todo, ayudado por los avances de la ciencia. Incluso puede entender su propio proceso cognitivo, algo que actualmente nos parece imposible. Este nivel de conceptualización e inteligencia conlleva la deshumanización, pero ¿es la deshumanización una desventaja o una ventaja?

Dividido entre cero: otro relato que colinda con la ciencia ficción hard, aunque quizá este con un tono más metafórico. En este relato el autor se plantea la inconsistencia de las matemáticas, algo que se considera tan lógico, sólido empírico y estable. Básicamente en este relato se plantea la “disonancia cognitiva”: cuáles son las consecuencias de este derrumbe para la gente que se dedica a ellas, es decir cómo afrontamos los humanos que dé un giro de 180º algo que creíamos total e incuestionablemente cierto. Muy interesante, además en este hay mucha más exploración psicológica de los personajes, algo que por el formato y su extensión no abunda en otros relatos.

La historia de tu vida: este es el relato en el que se inspira el ya mencionado filme La llegada. Este, sin duda, ha sido mi relato favorito porque además de tener una estructura compleja, innovadora y muy útil toca un tema cercano para mí y para mi ámbito de estudio: el lenguaje, en especial la hipótesis Sapir-WhorfSegún esta hipótesis, la lengua determina cómo el hablante conceptualiza el mundo. La protagonista de La historia de tu vida estudia la lengua de unos extraterrestres y pronto comienza a conceptualizar la realidad de forma diferente, con todo lo que eso conlleva. Básicamente, el núcleo del relato es la comunicación entre una especie extraterrestre que ha llegado a la tierra y nosotros, los humanos. La concepción de esta hipótesis en el relato funciona como la pieza de un puzle, encaja a la maravilla y además le propirciona un recurso narrativo que nunca he visto de la misma forma en otro libro. Quizá su peculiaridad es que aúna ambas cosas una hipótesis lingüística, es decir, una ciencia de carácter social, con una teoría física, los principios variacionales.

En este relato también hay indagación psicológica de los personales y una muy buena caracterización teniendo en cuenta el formato, por lo tanto me parece el más completo y rico literariamente hablando.

Sesenta y dos letras: la premisa de esta historia y la ambientación me han resultado de lo más fascinantes. Se trata, por supuesto, de un relato de ciencia ficción, pero se sitúa en un universo paralelo en el que la teología hebrea (judaísmo) es entendida más allá de su dogmatismo y se utiliza con fines innovadores y tecnológicos. Es una historia basada en el mito del Gólem y conecta, sin duda alguna, con todas las historias sobre autómatas que se han ido escribiendo desde Asimov hasta nuestros tiempos, pero con una perspectiva nueva y bien construida.

Es interesante la perspectiva porque él mismo dice que no se basa en las historias más recientes sobre el gólem como protector o sirviente, sino en el arte del lenguaje que se utilizaba para dar vida al gólem para que este hiciera lo que su creador ordenara (es decir, hay una conexión con el papel de un Dios creador hecho humano), según la tradición más antigua esta, la creación, era una forma de sentirse en consonancia con Dios. Ahora bien, Chiang le da la vuelta a esta idea enlazando con muchos debates científicos-religiosos: la clonación. Me callo aquí porque la historia te deja muy buen sabor de boca y si os decidís a leerla es mejor no saber mucho más.

La evolución de la ciencia humana: este es el relato más corto de esta selección y, la verdad, el único que me ha dejado indiferente, apareció en una revista científica a petición de los editores y, aunque el autor sigue escribiendo con una prosa muy decente, la trama es algo más plana e insustancial, aunque sigue proponiendo temas de debate, en este caso no hay mucha profundización.

El infierno es la ausencia de Dios: de nuevo vemos aquí un relato que se acerca a la fantasía, aunque siempre subyace el carácter empirista de la ciencia ficción. Este relato sí que me ha fascinado. Aquí Chiang presenta los avistamientos de ángeles como algo normal y casi cotidiano, de hecho, desligados de la idea de Dios en general. Dios es un hecho científico y contrastable, existe, pero básicamente “pasa de nosotros” y los ángeles tres cuartos de lo mismo. Así las cosas, estos avistamientos de ángeles tan comunes pueden ser una bendición o una maldición, ya que cuando aparecen, la energía que se libera con su llegada puede crear catástrofes masivas o curar las enfermedades o discapacidades más extrañas. Lo que se explora muy bien aquí es la arbitrariedad, el simbolismo que le aplicamos a las cosas que no podemos explicar, la existencia de un ser superior a quien no le importamos porque no es “nuestro creador”, si no "un tipo" con unos poderes y habilidades que nuestra especie no tiene y ya por eso lo elevamos a una categoría divina.

¿Te gusta lo que ves? (Documental): mi segundo favoritísimo dentro de la antología (exclusivo de esta) y el relato que la cierra. Como el título indica, se presenta mediante el formato de un documental ¿de qué? De la belleza. ¿Así tal cual? No, más bien de la hipocresía, la autoestima, el conformismo, la crueldad… en fin, sí, de la belleza.

Este relato se podría encuadrad dentro del subgénero distópico, ya que lo que nos encontramos en él es una reflexión sobre cómo se concibe el aspecto físico en una sociedad en la que buena parte de la población lleva implantado un aparto tecnológico que inhibe la belleza. Suena raro, lo sé. Básicamente, uno ve la belleza, pero no la analiza como tal y no le parece más atractivo mirar a alguien bello que a alguien feo, lo que conlleva que pase exactamente lo mismo con el arte, los paisajes, etc., pero también hace que juzguemos a las personas por lo que son realmente, lo que contrasta, por supuesto, con nuestra realidad, nos hace pensar en cómo tratamos a los demás solo por lo exterior y a veces lo hacemos de una forma casi inconsciente.

En este relato también hay más profundidad en los personajes, ya que el autor no se dedica a explicar tanto las implicaciones tecnológicas o científicas del dispositivo, sino un hecho antropológico (social y cultural) como es la percepción de la belleza y lo que ella significa en nuestra sociedad.


Para terminar, me gustaría decir que en conjunto esta es una gran antología porque todos los relatos encajan y mantienen un nivel equitativo: a pesar de tocar tantos temas diferentes funcionan como un todo en conjunto, no porque tengan significado global, sino porque todos despiertan esa “catarsis cognitiva” (F. A. Moreno) típica de la ciencia ficción. Es precisa, ofrece lo que tiene sin desbordarse ni quedarse corta, produce un estallido intelectual, deja al lector reflexionando con su narración clásica e innovadora al mismo tiempo. Una gran selección de relatos, sin duda.


sábado, 2 de diciembre de 2017

Reseña: Margarita Dolcevita


Título: Margarita Dolcevita

Título original: Margherita Dolcevita

Autor: Stefano Benni

Saga: Autoconclusivo

Editorial: Blackie Books

Nº de páginas: 224

Precio: 19’90 €

Sinopsis: Margarita Dolcevita es una chica con demasiada imaginación: inventa palabras, recita poemas feos y resuelve problemas adultos con respuestas de niña. Es irónica, pero también pura. Inocente, pero no ingenua.
Margarita Dolcevita sabe que su mundo no es perfecto y precisamente por eso le gusta. Porque así puede mejorarlo con sus ideas. Margarita Dolcevita tiene problemas en una válvula del corazón y corazón para toda su excéntrica familia.
Su vida dará un vuelco cuando los Del Bene, unos nuevos vecinos aparentemente modélicos, pretendan cambiarlo todo.

Me embarqué en esta lectura gracias a Blackie Books y a la maravillosa reseña que hizo Norah de En el rincón de una cantina, que os recomiendo leer para ver otra opinión algo diferente a la mía.
Esta novela comienza con la presentación de la que va a ser nuestra protagonista mientras dure la aventura: Margarita Dolcevita, ¡y qué protagnista! Es totalmente natural que las críticas y las campañas sobre esta novelan vayan dirigidas hacia este personaje, porque la verdad es que Margarita es el punto fuerte de la novela; te puede gustar más o menos, pero no se puede decir que sea un personaje plano.
Margarita entronca con ese personaje literario que se ha convertido casi en cliché: los niños que parecen ingenuos, pero en su ingenuidad desbordan sabiduría, una Mafalda, una Matilda…, sin embargo, tiene un toque algo distinto. Margarita está en el punto álgido de la adolescencia y, mientras aquellos personajes eran inocentes y sin picardía, en ocasiones Margarita nos sorprende con sus pensamientos más encendidos. Me ha parecido un buen giro para que no parezca el mismo recurso de caracterización de personajes, pero con un nuevo nombre.
La trama está plagada de crítica social, algo que a mí, personalmente, me encanta. La literatura puede ser un arma y el lenguaje es su munición, por lo que la crítica en ellos me parece algo casi natural. En este caso encontramos una crítica al capitalismo y su sistema inhumano de explotación tanto de los recursos naturales como de la clase menos privilegiada, todo ello propiciado por la aparición de la familia Del Bene, que se contrapone con una familia de clase media (con sus muchas peculiaridades) como es la de Margarita. La nueva familia vive en la opulencia y ha aparecido de la noche a la mañana en una supercasa con todas las nuevas tecnologías habidas y por haber. El momento de máxima tensión, y crítica, se da cuando esta nueva familia intenta imponerse, siempre con cara amable y sonrisa de lata, sobre las conductas y actitudes de la familia de Margarita haciéndoles sentirse inferiores y, al mismo tiempo, haciendo que la familia de Margarita intente ganarse su beneplácito.
Para mí, el problema que reside en esta parte es que la crítica es muy evidente, no se amalgama en la trama, sino que el autor te la pone personalmente delante de las narices de una forma nada sutil y, si os decía que me gusta la crítica en la literatura, me gusta siempre y cuando se mantenga al mismo nivel narrativo que la trama. El autor no deja que la crítica salga a la luz bajo tu razonamiento crítico, sino que él mismo se encarga de hacerlo por ti. Todo es muy blanco o negro, sin espacio para el matiz y, por ello, para la reflexión. (Por si os interesa este tipo de literatura os recomiendo la narrativa de Belén Gopegui, una autora muy comprometida socialmente que introduce su crítica de una forma realmente plurisignificativa que requiere un esfuerzo crítico por parte del lector). Aun con estos problemas que, para mi gusto, observo en esta parte de la novela, la crítica que se hace sigue siendo legítima e importante, ya que toca temas que están patentes en nuestra vida cotidiana.
Ahora bien, para ser tremendamente crítico y reivindicativo respecto a ciertos temas, me ha parecido que hay carencias en otro nivel: introduce demasiados estereotipos de género. Por una parte, las chicas guapas son tontas (sin pararse a hacer crítica de por qué la sociedad cría mujeres que están siendo constantemente avasalladas por su aspecto físico y a las que se les cuestiona sus capacidades intelectuales) o, por otra parte, que las mujeres siempre tienen que “estar a la gresca” las unas con las otras, es decir, la falacia de que somos enemigas y tenemos que competir entre nosotras (casi siempre por la atención masculina). Esto lo vemos con alguna compañera del colegio de Margarita y con la hija de la familia Del Bene, Labella (sí, los nombres tienen muchas connotaciones en esta novela). Incluso se hacen algunos comentarios sexistas “desde el humor”, la excusa más vieja, como: “aquí tampoco estoy tan mal. Le toco el culo a las enfermeras y digo que ha sido el cura”. Bueno.
En cuanto a la prosa de Benni, sé que a buena parte de los lectores este tipo de narración les gustará, porque es bastante buena, solo que a veces se muestra demasiado artificial con frases como: “Por debajo del trombón del cinismo oí el violín desesperado del amor perdido”, casi roza el paroxismo de la liricidad y esto está genial en ocasiones concretas, pero buena parte de su estilo es así y me resulta recargado, incluso algo barroco. Eso sí, hace buen contraste con un tono más coloquial que es usado frecuentemente por Margarita y por su familia y también con el tono humorístico que subyace en la obra, realmente tiene puntazos muy divertidos y originales.
Uno de los puntos fuertes que me gustaría destacar de la novela es el uso de tropos lingüísticos y neologismos, en general con fines humorísticos y de extrañamiento para el lector que son realmente novedosos, imaginativos e hilarantes, como la personalidad de Margarita. No me gustaría decir nada más en detalle de la trama ni de la protagonista principal, porque creo que es lo mejor del libro y si os animáis a leerla sería genial si no estuvierais condicionados por lo que se dice, si no por lo que os encontráis de primeras en la novela.
En cuando al género y la ambientación, la verdad es que tiene los rasgos propios del realismo: una familia con sus problemas del día a día y una crítica muy directa a la sociedad, sin extrapolaciones de por medio, pero también colinda con la fantasía y con la ciencia ficción en ciertos momentos y creo que eso le da un aura más etérea y mágica que me ha gustado bastante, ya que concuerda con el carácter de la novela.
En definitiva, Margarita Dolcevita, con sus más y sus menos, ha sido una lectura agradable y entretenida con la que reflexionar, pero también con la que reír. Un personaje como el de Margarita no se olvida fácilmente.
   *Agradecimientos a Blackie Books por el ejemplar.


¿Habéis leído esta novela? ¿Os interesa hacerlo? ¡Contadme!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...